Reescribiendo segunda parte

Recordemos se me acababa de caer el café CALIENTE en un pantalón BLANCO por culpa de los nervios.

Esto es lo que pasó después.

Me llamaron para hacer análisis de sangre y una mamografía (si, así la llamaron). Para ver qué era lo que tenía.

Lo interesante de esto era que mientras me hacían las pruebas no estaba nervioso, de hecho estaba muy relajado.

Tardamos como 20 – 30 min en hacerlo todo y los resultados se dieron dos horas después.

Debían de ser las 18:00 cuando me llamaron a otra consulta con la especialista (oncóloga).

No me dieron medicinas de principio porque no estaban seguros de lo que tenía.

Gracias a ella recibí las primeras, aunque admito que a partir de entonces SI estaba algo más preocupado, mis padres nerviosos no me paraban de envíar mensajes y yo intentaba por todos los medios tranquilizarlos.

Entonces, estaba en una habitación en la parte de detrás de las consultas de urgencias cuando me llega la noticia…

Te vamos a operar, hay que hacerlo cuanto antes así que en media hora te vas a ir para tu habitación.

Tenía la cara blanca y estaba asustado, claramente NO ME APETECÍA OPERARME.

Pero… Los profesionales son ellos así que no me queje.

Por cierto les estoy muy agradecido, eso siempre.

A todo esto aún no tenía ni idea de lo que tenía y desde luego no tenía ni idea de lo que me esperaba…

Básicamente lo único que pasaba por mi cabeza era que el día se había torcido demasiado 😅.

En la habitación

Me llevaron a la habitación, por cierto el chico que me llevo muy atento, se podía hablar con el, educado y he de decirlo, bastante tranquilizador. (No tenía ni idea de lo que me esperaba y me explico lo siguiente que iban a hacer, así que en cierto modo me ayudó a seguir).

Avise a mis padres de que me iban a operar y ya estaban preparados literalmente para venir a verme lo cuál se agradeció muchísimo. Y los compañeros de trabajo también entonces claro, a uno estas cosas lo dejan descolocado ya que no es lo normal así que GRACIAS COMPAÑEROS.

Ya estaba preparado para la operación y los nervios no eran pocos, las enfermeras muy buenas y atentas.

Me preguntaron que tal estaba… Sinceramente miré con cara de circunstancia y después me reí.

– Has estado en mejores circunstancias, me dijo la enfermera.

La mire riéndome y dije que sí pero bueno, poco podía hacer tan solo seguir para adelante.

En la operación no me enteré de nada, de hecho nunca había dormido tan bien.

Aunque me sentía un poco raro por la situación, el hecho de estar muy relajado y dormido ayudó mogollón.

Del sueño que tuve mejor no os hablo.

Creo que daría para tres novelas…

En el próximo post os seguiré contando está racha.

No os voy a contar el final… Todavía.

HASTA LA PRÓXIMA

Reescribiendo

¿Qué es lo que pasa cuando descubres que quieres hacer más?. Lo más normal del mundo para buscar la respuesta a esta pregunta es descubrir que es lo que quieres hacer en REALIDAD CON TU VIDA.

No todo el mundo está dispuesto a hacer grandes sacrificios para conseguir lo que quiere, teniendo en cuenta que se mejora más cuanto más incómodo te pones es algo que da que pensar.

Voy a contaros una pequeña historia que espero que os motive a seguir adelante pese a lo que pueda ocurrir en vuestra vida.

¿Cómo empezó este año?

Se puede decir que desde diciembre del año pasado tengo una mentalidad distinta, diferente e incluso diría que un poco extraña…

Poneros en la situación de que un día os ponéis malos (pensar en una semana más o menos), os cuesta trabajar los últimos dos días de esa semana y el dolor es tan acuciante que es imposible dormir más de tres o cuatro horas.

Decidís ir a la médico de cabecera que os manda directamente a urgencias (tenía que trabajar a las dos y ese día ya veía que llegaría tarde).

– Bueno, espero que no sea muy grave para poder ir a trabajar, ¡tengo ganas de ir!. (Eso era lo que pensaba en ese momento).

Llegar a urgencias y esperar 10 minutos en los cuales ya me empecé a sentir raro…

No tenía muy claro lo que tenía entonces es normal estar algo nervioso…

¡Me llaman!, Me levanto de un brinco y con prisa me dirijo a la consulta, el doctor que me atiende es atento y he de decir que bastante directo.

Empiezan las primeras pruebas.

Me mira y me dice que no es normal que este tan hinchado.

-¿Te duele?. Me pregunta.

– Si, de hecho hoy no pude descansar bien por culpa del dolor.

Me mira con cara de circunstancias y voy admitirlo ahora un poco preocupado.

La cabeza ya empieza a funcionar acelerada y es incapaz de pensar de manera ordenada.

Las preguntas surgen de la nada como un torbellino y no ser capaz de responder a ellas es de lejos lo que más me preocupa.

Es hora de salir de la sala de consultas… Ya debían de ser la 13:15 – 13:30 de la tarde.

Cómo soy muy listo decido tomarme un café (ya estaba nervioso, por estarlo un poco más bueno, daba igual).

Lo compró me pongo a tomarlo y se me cae ENTERO en los pantalones BLANCOS que llevaba en ese momento.

– Menudo día. Pienso para mí.

– Al menos no podrá ir a peor…

¡JA!

La siguiente parte de la historia en el siguiente post, lo escribiré mañana.

Experiencia inesperada

Hace relativamente poco 9 días me tocó operarme.

Sí, esto de las experiencias se me fue de las manos y además sin querer.

Cómo empezó esta experiencia

Resulta que llevaba un par de días con dolores y decidí ir al médico al tercero.

Bueno imaginaros mi cara cuando sin esperarlo (pensaba que me darían antibióticos y poco más para mejorar) me mandaron directamente a urgencias.

La cara que se me quedó sería digna de recordar, aunque bueno aún me encontraba tranquilo (dentro de lo que cabe).

Hospital Río Hortega

El hospital al que fuy a Valladolid y que recomiendo ir porque las enfermeras y enfermeros son geniales es el Río Hortega (es un hospital Universitario y tiene su propio autobús o autobuses).

Y digo que la experiencia fue inesperada porque no esperaba tener que llegar a la operación. De hecho tenía y tengo ganas de ir a trabajar (sí aún no puedo tengo grapas y duelen aunque poquito cuando te acostumbras).

Que era lo que esperaba y que obtuve

Y bueno me esperaba algo parecido a las películas y no fue así fue un poco más raro si os soy sincero (Aunque no te enteras de nada y hechas una siesta que ya quisieran muchos).

La verdad agradezco desde aquí a los médicos, enfermeras, enfermeros y celadores que me atendieron. Os habéis ganado a un chaval que espera que la suerte le siga dando la mano.

Lo único malo es la recuperación, llevo 9 días parado, literalmente para recuperarme rápido y se me está haciendo muyyy lento.

Pero para poder currar al 100% hay que estar al 100% que si soy sincero tengo unas ganas increíbles de volver.

Desde aquí tengo que dar las gracias a los compañeros y compañeras del trabajo (os invitaré a algo en cuanto vuelva) No me esperaba nada de esto y a las vecinas y vecinos que están siempre pendientes de que me recupere (os haré una cena en cuanto esté recuperado).

Y a la familia bueno, muchas gracias menuda paciencia que tenéis.

Creo que mejoraré más rápido después de hoy, así que os mantendré al tanto.

Hasta la siguiente publicación y gracias por leerme.