Reescribiendo segunda parte

Recordemos se me acababa de caer el café CALIENTE en un pantalón BLANCO por culpa de los nervios.

Esto es lo que pasó después.

Me llamaron para hacer análisis de sangre y una mamografía (si, así la llamaron). Para ver qué era lo que tenía.

Lo interesante de esto era que mientras me hacían las pruebas no estaba nervioso, de hecho estaba muy relajado.

Tardamos como 20 – 30 min en hacerlo todo y los resultados se dieron dos horas después.

Debían de ser las 18:00 cuando me llamaron a otra consulta con la especialista (oncóloga).

No me dieron medicinas de principio porque no estaban seguros de lo que tenía.

Gracias a ella recibí las primeras, aunque admito que a partir de entonces SI estaba algo más preocupado, mis padres nerviosos no me paraban de envíar mensajes y yo intentaba por todos los medios tranquilizarlos.

Entonces, estaba en una habitación en la parte de detrás de las consultas de urgencias cuando me llega la noticia…

Te vamos a operar, hay que hacerlo cuanto antes así que en media hora te vas a ir para tu habitación.

Tenía la cara blanca y estaba asustado, claramente NO ME APETECÍA OPERARME.

Pero… Los profesionales son ellos así que no me queje.

Por cierto les estoy muy agradecido, eso siempre.

A todo esto aún no tenía ni idea de lo que tenía y desde luego no tenía ni idea de lo que me esperaba…

Básicamente lo único que pasaba por mi cabeza era que el día se había torcido demasiado 😅.

En la habitación

Me llevaron a la habitación, por cierto el chico que me llevo muy atento, se podía hablar con el, educado y he de decirlo, bastante tranquilizador. (No tenía ni idea de lo que me esperaba y me explico lo siguiente que iban a hacer, así que en cierto modo me ayudó a seguir).

Avise a mis padres de que me iban a operar y ya estaban preparados literalmente para venir a verme lo cuál se agradeció muchísimo. Y los compañeros de trabajo también entonces claro, a uno estas cosas lo dejan descolocado ya que no es lo normal así que GRACIAS COMPAÑEROS.

Ya estaba preparado para la operación y los nervios no eran pocos, las enfermeras muy buenas y atentas.

Me preguntaron que tal estaba… Sinceramente miré con cara de circunstancia y después me reí.

– Has estado en mejores circunstancias, me dijo la enfermera.

La mire riéndome y dije que sí pero bueno, poco podía hacer tan solo seguir para adelante.

En la operación no me enteré de nada, de hecho nunca había dormido tan bien.

Aunque me sentía un poco raro por la situación, el hecho de estar muy relajado y dormido ayudó mogollón.

Del sueño que tuve mejor no os hablo.

Creo que daría para tres novelas…

En el próximo post os seguiré contando está racha.

No os voy a contar el final… Todavía.

HASTA LA PRÓXIMA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s